Seleccionar página

Por su alto valor nutricional, las semillas son un alimento muy completo y saludable, motivo por el cual cada vez están cobrando más importancia en el arte culinario, aportando textura, sabor y sobre todo, un alto valor nutricional a nuestros platos.

Al consumirlas estamos incorporando a nuestro organismo fibra, vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales (omega 3 y 6). Nutrientes que debemos ingerir a través de la dieta, pues nuestro cuerpo no los genera por sí solo y nos ayudan en numerosas funciones para tener un óptimo estado de salud.

CHÍA:

Semilla de Chía Ecológica - Productos con Tradición

La Chía quizás sea el alimento más nutritivo del mundo. Es la más rica en ácido alfa-linolénico, un ácido graso esencial conocido como Omega 3. La falta de este nutriente en nuestro organismo puede provocar alergias, malabsorción intestinal, colesterol, trastornos vasculares y digestivos…

La Chía contiene mucílagos, una fibra soluble que nos ayuda a saciarnos y que tiene efectos curativos del sistema respiratorio, digestivo y nervioso, por lo que es muy beneficiosa para regular el colesterol y el apetito.

También contienen antioxidantes como el Selenio, que ayuda a proteger a nuestras células de los radicales libres o del envejecimiento celular, desintoxicando al organismo.

También es energizante y antiinflamatoria!

La chía tiene tres veces más Calcio que la leche de vaca, tres veces más Hierro que las espinacas y tres veces más Antioxidantes que los arándanos.

Beneficios:

1. PROTECCIÓN DEL CORAZÓN:

Tiene un elevado contenido en omega-3, un ácido graso esencial con propiedades antiinflamatorias, antitrombóticas y vasodilatadoras que ayuda a regular la presión arterial y el colesterol en sangre (disminuye las lipoproteínas LDL y aumenta las HDL).

Su elevado contenido en fibra y la presencia de beta-sitosteroles, resultan beneficiosos en enfermedades coronarias y frente al colesterol alto.

2. REGULAR EL TRÁNSITO INTESTINAL:

Contiene una concentración de mucílagos, un tipo de fibra soluble que hace que las semillas de chía multipliquen por diez su tamaño en el tracto digestivo y que presionen las paredes intestinales. De ese modo, estimulan el peristaltismo o movimiento de los intestinos y mejoran el estreñimiento. Esos mucílagos crean a su vez una red viscosa que hidrata y lubrica el tubo gastrointestinal, lo que facilita también la expulsión de las heces.

3. AYUDA EN LA DIABETES:

Ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre en general, pues la fibra captura parte de esos azúcares y los libera lentamente, lo que evita que haya picos de glucosa e insulina en sangre.

4. PÉRDIDA DE PESO:

Ayudar en la pérdida de peso debido a que llena el estómago y nos produce sensación de saciedad gracias a su gran capacidad de absorber líquidos.

5. PROTECCIÓN ANTIOXIDANTE

La chía posee una alta concentración de fenoles, unos antioxidantes que frenan hasta el 70% de la actividad de los radicales libres. Ayuda a prevenir el envejecimiento prematuro de la piel y a reparar los tejidos musculares.

6. CUIDA TUS HUESOS:

Con solo 30 g de chía obtenemos el 20% de la cantidad de calcio recomendada, un mineral indispensable para mantener la masa y estructura ósea. Su aporte en boro ayuda a metabolizar el calcio.

Para consumirla es necesario moler o remojar las semillas en agua, bebida vegetal o zumo de frutas natural, ya que hace aumentar de tamaño y así aprovechar al máximo de sus beneficios.